El agua y la agricultura canaria. Interesante artículo de nuestro fundador y CEO Gabriel Camhi en Agropalca

El agua y la agricultura Canaria

 

El agua de los océanos, los ríos, las nubes, la lluvia, etc. sigue un movimiento cíclico. El agua de la superficie se vapora, mientras que la de las nubes precipita y se escurre por los ríos hasta los mares y océanos o se infiltra en la tierra. Como quiera que sea, la cantidad total de agua en el planeta no cambia.

 

En España o no llueve nada o precipita todo de golpe. Además, no solo lo hace a destiempo, sino también a “des lugar”

Con una precipitación media estimada de unos 648 mm anuales, existen lugares que sobrepasan ampliamente los 1000 mm y otros no llegan a 200, ejemplo, la isla de Gran Canaria. En resumen, el agua dulce es un recurso renovable que no se distribuye de manera uniforme.

A nivel global, se prevé un incremento del 55 % en la demanda de recursos hídricos en agricultura, para alimentar a la población en 2050. Si el agro utiliza cerca del 70 %, podemos fácilmente ver que el planeta necesitaría un incremento del 39 % en la oferta de agua, caso de no variar el consumo particular industrial, algo improbable. Recordemos que la cantidad total de agua en el planeta no cambia.

Las posibles soluciones viables serían el trasvase de zonas con superávit hídrico a otras deficitarias (agricultores de la isla de la Palma exigen se intervenga en el túnel de trasvase para “dar una solución a las situaciones de sequía”). Esto tiene un coste económico y medioambiental elevado al igual que el uso de agua desalada.

La implementación de tecnología avanzada de riego.

Otra solución, tema principal de este artículo, es la implementación de tecnologías y metodologías existentes para conseguir un riego eficiente.

Para empezar, definamos que es un riego eficiente.

Aquel que permite crear y mantener en el suelo un equilibrio hídrico adecuado entre agua, aire y partículas de este, previniendo así un estrés innecesario de la planta, ya sea por asfixia radicular o por riego deficitario. Evitando ese estrés, la planta consigue un ahorro energético que se manifiesta en un incremento en calidad, producción y mayor eficiencia medioambiental.       

 

 

¿Cómo se consigue?

Midiendo la humedad del suelo en tiempo real y aportando, de manera uniforme, el volumen de agua necesario para mantener el equilibrio hídrico.

¿Cómo conocer la humedad necesaria para que el suelo este en equilibrio hídrico?

Mediante un análisis de la capacidad de retención de humedad (Curva de retención de humedad)

El cual nos proporciona dos parámetros esenciales para un riego eficiente:.

 

  1. Los límites de humedad/tensión en los que el suelo se encuentra en equilibrio hídrico de capacidad de campo.

 

  1. El rango de humedad volumétrica que un suelo es capaz de retener para la disponibilidad de la planta. Ejemplo, la curva de retención nos indica que el suelo se encuentra en equilibrio hídrico entre el 8-15 % de humedad volumétrica, lo cual significa que el 7 % (= 15-8 %) de su volumen puede contener agua retenida. Por ejemplo, Un bulbo radicular en 10 L de suelo puede retener 700 ml de agua.

 

Este parámetro es muy importante porque muchos agricultores cometen el error de ejecutar riegos más largos en verano, en lugar de mantener el tiempo de irrigación adecuada, aplicando la tantas veces como la planta lo requiera. En verano no intentamos llevar el vaso por encima de su volumen, sino que lo rellenamos con igual volumen cuántas veces bebamos.

Existe una amplia experiencia en la implementación de estas tecnologías holísticas en diferentes zonas de España en general, y en las islas Canarias en particular.

Con tecnologías holísticas me refiero a un proceso que incluye tres pilares indivisibles:

 

  1. La caracterización del suelo mediante su curva de retención de humedad “ muestra la fuerza con que retiene el agua para cada nivel de humedad”.

 

  1. La medición continua de la situación del suelo.

 

  1. La formación del agricultor para asimilar la correcta implementación de la información en su modelo de decisiones de riego.

Muchos cometen el error de relacionar la implementación de tecnologías con la instalación de sensores en campo que emiten datos sobre la situación del suelo. Esta información, si un marco de referencia, como la curva de retención del suelo en cuestión, es como intentar utilizar coordenadas sin un mapa

Nuestra experiencia de más de 10 años implementando esta tecnología en miles de hectáreas no muestran los siguientes resultados:

  • Un incremento del 5-10 % en la producción de primera calidad. Esto se debe a que el riego eficiente evita gasto energético de la planta por estrés innecesario.

 

  • Una reducción media del 30 % en consumo de agua. Porque la disponibilidad de información evitar riesgos innecesarios “para que no falte…” por consiguiente, una reducción media del 27 % en la aplicación de fertilizantes.
  • Una reducción del 20 % en la aplicación de fitosanitarios. Se produce al evitar el estrés innecesario causado por el desequilibrio hídrico, la planta se mantiene sana.

 

  • Informe de resultados en Tenerife: https://www.wiseagrotecnologia.com/blog-es/128-gira-de-usuarios-wise-en-tenerife

Estas prácticas llevan a un aumento en el beneficio económico del agricultor y, respecto al medio ambiente, conseguimos los siguientes resultados:

 

  • La disminución del 30 % en el consumo de agua en agricultura puede cubrir una parte importante del incremento previsto en la demanda hídrica para la misma, se estima en un 55 %
  • El coste alternativo de cada m³ de agua ahorrado (el que genera la inversión en tecnología) es muy inferior al de 1 m³ desalado o traspasado. Un estudio en cultivo bajo plástico en Almería, mostró que el coste de 1 m³ ahorrado es de 0,17 € y el desalado 0,60 € m³.
  • Por tanto, es importante aplicar primero las soluciones con coste económico y medioambiental menor y completar con aquellas otras como desaladoras y trabases.
  • Si aplicamos estos parámetros de ahorro a la agricultura canaria, con una superficie en torno a 450.000 ha, de ella 422.000 en secano y 28.000 de riego, con un consumo hídrico medio de 98 hm³/año, se puede estimar que el potencial de disminución del mismo para cultivos de regadío puede rondar los 24-29 hm³ año.

 

Gabriel Camhi

Fundador y CEO de Wise Irrisystem S.L

En el siguiente enlace podréis descargar la revista al completo: http://www.palca.es/REVISTA%20AGROPALCA%2050.pdf

Si necesitas más información sobre nuestras soluciones estamos en:
C/ Leonardo Da Vinci 1, Planta 3ª, Oficina 12 - 04700

El Ejido (Almería) – España
Teléfono +34 950 10 17 10

https://www.wiseagrotecnologia.com/

https://store.wiseagrotecnologia.com/es/

https://riegosostenible.com/

  • Visto: 303